Paseos con guía

 

Durante el mes de julio y de agosto, ¿que le parece seguir en grupo a un acompañador diplomado para disfrutar de un paseo por la tarde en media montaña?

Sin subir hasta las cumbres, las vistas son espléndidas, bosques, prados, antiguos graneros, rebaños y por encima, algo más lejos, los picos nevados.

Descubrirá mil secretos sobre la fauna y la flora que le confiará un guía apasionado.

Seguramente se cruzará con ciervos y ciervas, pero igualmente, quizás con: buitres, gamuzas, urogallos o marmotas.

Admirará los claveles, los rododendros, las aguileñas, las gencianas o incluso los asfódelos.

Llenará su depósito de aire puro en una naturaleza intacta.